¿Cuánto quieres?
- +
¿Cuántas cuotas?
- +

Cuota mensual

S/

Préstamo S/ + Intereses y Comisiones S/ = Total a pagar S/
* Tasa Efectiva Mensual: %. TCEA de %+IGV y primer vencimiento el 04/05/2020 (lo podrás modificar más adelante). Desembolso en 1 hora durante horario de oficina.

Lee esto para que nunca te roben por Internet

HACE 3 MESES

Lee esto para que nunca te roben por Internet

En el 2019, se han dado a conocer varios casos de robos de dinero de cuentas bancarias por Internet. Está el caso de un hombre al que le crearon un «token digital» sin su consentimiento para poder quitarle alrededor de 20 mil dólares de su cuenta; y otro caso de una mujer a la que indujeron con engaños a dar su clave de seguridad para robarle más de 16 mil soles.

Dichos casos solo se hicieron públicos debido a que eran grandes cantidades de dinero, pero también hay casos de robos pequeños que no llegan a la prensa. Incluso hay muchos casos de delincuentes informáticos pasando desapercibidos porque roban pequeñas cantidades de dinero a muchas personas descuidadas y hoy vamos a hablar sobre ello.

Primero, entendamos la magnitud del problema

A nivel mundial, se estima que solo el año 2018 los delincuentes informáticos obtuvieron 1.5 billones de dólares (o sea, 1 500 000 000 000 USD) ilegalmente; y se espera que la cifra aumente cada año. Aquí, en Perú, en el año 2011 la policía ya hablaba de 20 millones de soles robados usando diversas modalidades, cincuenta por ciento más que el 2010 y  hoy, sin duda, la cifra es mucho mayor, pues los robos por Internet son un problema mundial.

También hay que entender que si un delincuente informático que roba diez mil soles a un empresario será noticia y aparecerá en los diarios; pero un delincuente que le roba cien soles a cien personas tendrá los mismos diez mil soles, posiblemente sin salir en la prensa, es decir, nadie es libre de ser víctima de estos robos.

¿Cómo actúan los delincuentes informáticos?

Su objetivo siempre será atacar la parte más débil y esa parte más débil eres tú.

Desde el punto de vista informático, hacer transacciones vía Internet es seguro. Al igual que nuestra web HolaAndy.com es segura, la web de tu entidad financiera también lo es y es muy difícil que un delincuente ataque por ese medio.

Nuestra web está preparada para detectar y detener cualquier intento de ataque informático, y tenemos protocolos de seguridad que se activan de inmediato ante la primera actividad sospechosa. Lo único que podría intentar un delincuente informático para vulnerar nuestros sistemas de seguridad es tratar de adivinar, interceptar o descifrar los protocolos que usamos, y eso es algo muy difícil de hacer.

Es por eso que su opción más factible es atacar a la persona dueña de la clave, ya que, al obtenerla, no necesitan intentar burlar nuestros sistemas de seguridad. Solo necesitan iniciar sesión, entrar y atacar.

¿Cómo podrían obtenerla?

Te llamarán por teléfono, te mandarán un mensaje de texto, te enviarán un correo con un «link trampa», crearán una página web igual a la de tu entidad… ¡harán de todo para conseguirla!

Así que, para que no les des el gusto de convertirte en su próxima víctica, te enseñaremos de qué manera estar protegido.

¿Cómo cuidarse?

Cambia de navegador cuando realices transacciones electrónicas

Nuestro navegador favorito y de confianza no es seguro para hacer transacciones bancarias, lo más recomendable es usar un navegador diferente, porque durante nuestra navegación frecuente las empresas instalan «cookies» y «scripts» en nuestras computadoras; y basta con que uno de esos «scripts» haya sido programado por un ladrón para copiar nuestra clave y toda la seguridad de nuestras transacciones esté comprometida.

Al utilizar un navegador distinto solamente para nuestras transacciones electrónicas nos aseguramos de no tener ningún «script» malintencionado y haremos que nuestras transacciones online sean mucho más seguras.

Siempre escribe la dirección web en la URL

Si tu entidad financiera te ha enviado un correo electrónico o un mensaje diciendo que tienes una superoferta, ¡genial!, ¡aprovéchala!; pero no des clic en el link de ese mensaje. En lugar de ello, abre tu navegador de transacciones y escribe la dirección de tu entidad financiera letra por letra. Así, si la oferta es genuina, la aprovecharás; pero si era un mensaje falso, entonces el delincuente no podrá obtener nada.

También puedes llamar por teléfono al banco y preguntar sobre la oferta que acabas de recibir. Si es real, te darán más información; si es falsa, te lo dirán de inmediato, y así sabrás que te acabas de salvar de una estafa.

Usa un correo electrónico diferente para tus cuentas

Si usas la misma cuenta de correo electrónico para todo, entonces le haces la vida más fácil a un delincuente que llegue a «hackearte» (el término correcto sería «crackearte») la cuenta de correo. Crea un email nuevo solamente para tus cuentas bancarias y protégelo con una clave larga y segura. Así, si algo llegase a pasarle a tu cuenta de correo principal, tu información financiera estará segura en otro lado, reduciendo la posibilidad de que te roben.

Jamás repitas claves

Si tienes cuenta en dos bancos, y, por tanto, tienes dos tarjetas, cada una tiene que tener una clave distinta. Igual con tus correos electrónicos, tus redes sociales o cualquier otra cuenta: cada una tiene que tener su propia clave, distinta a la de los demás. ¿Tienes muchas claves? No hay problema. Utiliza un administrador de contraseñas. Es más fácil de lo que crees y hará las cosas increíblemente difíciles para los delincuentes. Lo importante es que jamás repitas una clave… jamás.

No regales información en tus redes

Uno de los errores más comunes de las personas es contar lo que están haciendo mientras lo están haciendo. Eso es regalar información, casi como gritar «¡róbenme!» en la calle. Si deseas publicar que estás en la playa, de viaje o en un concierto, hazlo siempre después de que volviste. Si publicas «¡Me voy de viaje! Regreso a fin de mes», un delincuente que esté revisando tu cuenta sabrá que no estás en casa y podrá usar esa información a su favor. Si publicas, en cambio, «El mes pasado estuve de viaje. ¡Miren las fotos que tomé!», el delincuente recibirá información que no le sirve de nada, pues ya estás nuevamente en casa y será mucho más difícil atacarte.

Comparte esta información

Si compartes esta información, podrás ayudar a que muchas personas eviten ser víctimas de un robo y que el Perú sea un país más seguro.

Eso es todo por hoy, ¡hasta la próxima!

Andy, tu amigo financiero.